Jungle pone a bailar a 20 mil almas mexicanas

Lunes 17 de oct. del 2022., fecha agendada, esperada y ansiada por más de 20 mil almas que sin importar la torrencial lluvia, nos dimos cita en el palacio de los deportes.

Varios de nosotros llegamos con los pies empapados y algunos menos afortunados parecían sopa, pero a pasar del mal tiempo se respiraba emoción en el aire; como cual niño que llega al parque de diversiones y no puede evitar sonreír apenas entrar al recinto y escuchar los primeros acordes de Neil Frances, que en punto de las 20:35 hrs se encargaban de dar la bienvenida a varios que habían quedado rezagados por la lluvia.

Indie-disco y Pop electrónico sonaban sobre el escenario. “Music Sounds Better With You” es la canción perfecta para empezar a calentar motores y entrar en calor, varios sacan su celular y toma un video del momento; acto seguido el vocalista nos pide a todos cantar las mañanitas a Kai (su mejor amigo) y como buenos mexicanos se escucha al unísono “Happy Birthday” ante la mirada Fascinada de Kai.

21:10 hrs. “Dumb Love” suena, la emoción crece, el baile se hace presente, hay más gritos. Neil Frances se despide del escenario bastantes agradecidos con el público mexicano. Un par de batacas del baterista vuelan hacia el público.

21:20 hrs. Apenas cae la tela negra que cubría el escenario y aparecen las letras “JUNGLE”, la gente estalla en gritos de emoción; un dron despega de la cabina de audio, recorre de extremo a extremo el palacio de los deportes y los asistentes hacen la tradicional ola al paso del mismo. Muchos más gritos y emoción al ver los instrumentos posicionarse.

21:40 hrs. Jungle sale al escenario, me gustaría poder describirlo, pero faltan palabras, la piel se eriza, todos sacan su celular intentando captar el momento, la emoción es tal que solo puede salir en forma de gritos y ovaciones, de pronto comienza a sonar el intro “Dry your tears” seguida de “Keep Moving” y “All of the time”, nadie puede dejar de bailar, de gritar, ¡Un Dr. Simi vuela hacia el escenario! 

“¡Qué onda wey!” grita Tom McFarland iniciando “The Heat” y en mi mente es inevitable pensar “Tom hermano ya eres mexicano”

“Julia” estuvo acompañada por una lluvia de luz estroboscópica que te hacía sentir en otro plano-espacio-temporal (o tal vez me estaba convulsionando), pero la sincronía perfecta de las luces, las notas musicales y los visuales hacen que todos tus sentidos estuvieran conectados con la banda, el sonido de la guitarra y del sintetizador al final de la canción empapaba cada poro de mi cuerpo, parecía que todos estábamos llegando al éxtasis.

“Truth” fue la última canción antes del encore y aunque la música paró los gritos no cesaban, con un “Ole, Ole Ole… ¡Jungle!” coreamos todos pidiendo el regreso de la banda.

Cuando Tom McFarland y Josh Lloyd volvieron al escenario todos los asistentes iluminaron el recinto con su celular haciendo parecer una galaxia el interior de El Palacio de los Deportes.

“Mexico city It’s, time we take it to another level” decía Josh Lloyd mientras iniciaban los primeros acordes de “Fire” fue unos de los momentos cumbres de la noche, 20 mil almas saltaban al mismo tiempo provocando literalmente un pequeño temblor dentro del palacio de los deportes, si te quedabas quieto un poquito podías sentirlo, (personalmente la mejor sensación que me gusta sentir en un concierto).

No pude evitar gritar: ¡Esta temblando!, ¡Esta temblando! (un poco desquiciado tengo que admitirlo, mientras seguía brincando), una chica me miró con cara de terror, hasta que se dio cuenta que el temblor lo estábamos generando todos en el recinto; acto seguido vemos a Tom aventarse a 2 metros de nosotros sobre el público sin dejar de tocar la guitarra, todos los que estábamos cerca de él intentamos acercarnos para poder tocarlo, cual si fuera un mesías, todo esto mientras finalizaban “Fire” pero con una transición mezclada a “What d’you know about me” y ” Time” ¡Fue alucinante! ¡Rockstarismo a otro nivel!

Tom fue el encargado de anunciar el final de su gira “Loving In Stereo” y presentó a todos los miembros de la banda, que fueron ovacionados cada uno por gritos y aplausos; se acercaba el final de la noche.

 “Busy earnin’” empezó a sonar, todo el mundo bailaba, recuerdo al vendedor de chelas que intentaba pasar frente a mí con una cara de felicidad, pero un poco consternado por que no le tiraran las chelas. Por segunda ocasión Josh Lloyd se aventó sobre el público y empezó a surfear por encima de nuestras cabezas hasta llegar por el pasillo de en medio de la cabina, donde bajo del público y decidió recorrerlo caminando, todo esto mientras seguía sonando “Busy earnin’”

Sin duda alguna uno de los mejores conciertos de este año, esperemos que no vuelvan a tardar tanto tiempo en regresar.

Compartir nota

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin